Resiembra Otoñal de jardines y espacios verdes

Resembrar significa técnicamente, esparcir semilla semilla (generalmente de ryegrass) sobre un césped ya instalado que entrará en dormición con la aparición del frío. Es una práctica muy utilizada para mantener el jardín verde todo el año. Mejora la apariencia del jardín durante el invierno, y además protege al césped en dormición del desgaste del pisoteo y de la competencia con las malezas que se darán al comienzo de la primavera, cuando las especies de verano todavía no hayan despertado. En la primavera, se produce nuevamente la transición de las especies de invierno que resembramos, a las de verano.

La época para resembrar depende del clima del año y puede extenderse bastante según las condiciones. El período de resiembra adecuado es desde la segunda quincena de marzo hasta la primera quincena de junio. La densidad de semilla a utilizar depende mucho de la forma de realizar la resiembra y del uso posterior que tendrá el césped, lo aconsejable para un jardín es de 4 a 6 kg cada 100 m2. y para un campo deportivo de 8 a 10 kg cada 100 m2.

La especie a utilizar es el ryegrass, que puede ser anual o perenne. El ryegrass anual tiene un color verde alimonado, alto crecimiento y una rápida transición en la primavera. También están los ryegrass perennes, si bien se usan en resiembra como anuales, tienen la gran ventaja de ser mucho más lindos por su color, su densidad de planta y su transición es mas lenta, cuando el calor es fuerte y la competencia de la especies de verano está en su máximo. Luego de la resiembra es conveniente la fertilización con un fertilizante de alto contenido de fósforo que es el principal nutriente para el desarrollo de las raíces. Se puede usar fosfato diamónico o un buen fertilizante arrancador de liberación lenta para asegurar la provisión de nitrógeno en la primavera. En ambos casos la dosis a utilizar es de 1-2 kg cada 100 m2. No conviene superar esta dosis para evitar, especialmente en el caso del fosfato diamónico, el quemado de las plantas.

La siembra debe hacerse esparciendo la semilla uniformemente sobre la cubierta existente y luego hacer que esta baje en la mayor proporción posible al suelo mediante un riego intenso. La principal tarea a realizar, es el corte del césped existente bien bajo. Esto permitirá que la semilla de la resiembra tome mejor contacto con el suelo y además eliminará parte de las hojas y tallos muertos que afectarían el crecimiento futuro del césped. El riego en los siguientes 10 días es sumamente importante, debe ser intenso pero sin encharcar. Cuando las plantas alcanzan los 10 cms se debe realizar el primer corte con una máquina muy bien afilada para evitar el desprendimiento de las mismas. Los siguientes cortes nunca deben bajar la altura de la planta más de 1/3 de su altura total.

 resiembra

Recent Posts